Cada minuto que vives es un minuto que se va, aprovechalo

merceroura

Pensamos mucho y mal

Pensamos demasiado. Y cuando alguien piensa demasiado las cosas, tiende a tergiversarlas en su cabeza cansada de ir y venir sobre el mismo dilema. Pensar es saludable, pero hacerlo en exceso es aturdidor y contraproducente. En nuestra cabeza todo se ramifica hasta un infinito de posibilidades que nos lleva de las ramas a las raíces para volver a empezar.

El primer lugar porque dar muchas vueltas a las cosas deforma la realidad. Empezamos a recordar una conversación y al rato ya no sabemos el tono ni la intensidad con la que esa persona nos hablaba. Y lo que es peor, los adaptamos a la versión que más nos convence para reafirmarnos en nuestras teorías, que son fruto de horas de pensamientos circulares.

Si lo que piensas no te hace mejor, no lo pienses más.

Razónalo, saca el fruto y lanza la cáscara a la…

Ver la entrada original 1.301 palabras más