Etiquetas

,


Llegado estas fechas casi todos aunque no tengamos una intención concreta inevitablemente hacemos balance del año que está a punto de finalizar y a la vez generamos deseos de lo que nos gustaría conseguir el año que empieza que siempre nos parece una buena oportunidad para plantearnos propósitos nuevos o renovados otros por no cumplidos anteriormente.

Y creo que debo ser sincera aunque ello no concuerde en algún caso con ser políticamente correcta.

El año que finaliza ha sido duro a nivel personal por algunas circunstancias que no viene el caso de detallar, pero seguramente mucho menos duro que el de infinidad de personas que no tienen lo más elemental para su día a día.autoconocimiento

Me viene ahora a la mente una gran persona con la que trabajé durante 16 años y que se está enfrentando a un tumor cerebral y que a pesar de eso tiene una lucidez mental que es digna de admiración y que para mí desearía el día que la vida me ponga en un trance semejante, y que seguro que ella superará porque es una luchadora nata, así que aunque ella no lea este artículo desde aquí quiero dedicarle mi admiración por su valor y la valentía que está demostrando y que lleva demostrando desde que la conozco.

Pero aparte de este tema y que no quiero que ensombrezca estas fechas a aquellos que leáis este artículo, el año me ha llenado de grandes regalos internos; me ha permitirdo ahondar en el auto conocimiento y me ha enseñado que nuestra mente es poderosa para ver nuestra realidad con una mirada amable y no me refiero a bienes materiales sino a esas habilidades y virtudes que todos tenemos.

Así que para el año que está a punto de comenzar tengo algunos deseos que me gustaría compartir con vosotros:

 

  1. Cuando sea mayor (el próximo año seré un año mayor que ahora) quiero desarrollar mi Inteligencia Emocional para poder hacer la vida más amable a todos los que en algún momento compartan mi camino o yo el suyo.

  2. Deseo también tener una mayor claridad mental que me permita apreciar de modo más completo los regalos que la vida me da en cada minuto que respiro, atendiendo a cada instante con conciencia plena, sin juzgar lo que suceda sino estando presente en cada acontecimiento.

  3. Y para el último deseo voy a utilizar los significados que en yoga damos al final de cada clase a la palabra “Shanti” que significa paz y que se repite 3 veces con las siguientes inteciones.

Paz en mi interior.

Paz para el mundo que me rodea.

Paz para el universo del cual formo parte.

Y para invitaros  a compartir este sentimiento de  paz comparto una de mis autoras favoritas “Deva Premal” cuya música me permite generar momentos de paz y armonía.

Anuncios