Me ha encantado el artículo, infinidad de veces nos empeñamos en la perfección del resultado y nos olvidamos de disfrutar de la acción en sí misma.