Etiquetas

, , , , , , ,


Ahora mismo tengo en mis clases un grupo de 4 embarazadas, y sé por lo que me ha contando alguna de ellas que no siempre la práctica de yoga durante el embarazo se hace de modo adecuado al especial estado corporal de la madre.

En primer lugar me gustaría dar algunas pautas para aquellas embarazadas que estén practicando yoga o piensen en hacerlo.

  • Una mujer embarazada debe de esperar hasta haber cumplido el 3º mes de embarazo para empezar a realizar la práctica de yoga o retomar la misma.
  • La práctica debe realizarse de modo suave y en ningún momento la madre debe sentir su respiración agitada.
  • Por supuesto deberá evitar cualquier asana que sea acostada boca abajo y oprimiendo el abdomen en el suelo.
  • También durante la práctica deberá tener un especial cuidado con su zona lumbar, ya que durante el embarazo sufre una mayor carga por lo que durante la práctica deberá protegerla de manera especial.
  • Tampoco deberá practicar aquellas asanas que compriman el abdomen, sobre todo en las flexiones hacia delante, variando en dicho caso la separación de las piernas para evitar dicha compresión.
  • Le favorecerá aquellas posturas o asanas que le ayuden a la apertura de la pelvis y a la extensión de la columna como son el puente (dhanurasana) entre otras.
Dhanurasana embarazadas

Dhanurasana de embarazada

  • Cuando la futura madre practica pranayama (respiración consciente) debe evitar la retención de la misma de manera voluntaria. Por ejemplo si practica anuloma viloma, nunca debe hacerlo con retención de la respiración.
  • La mujer embarazada además de realizar una práctica más moderada que el resto de las alumnas, deberá realizarlas de un modo más consciente si cabe aún que las demás mujeres ya que los cambios fisiológicos que ese producen en su cuerpo le llevará a infinidad de descubrimientos y nuevas sensaciones que no tendrá en otras etapas de su vida.
  • Tampoco es indicado que practique algún estilo de yoga, o al menos del modo que lo realizaba antes del embarazo como por ejemplo Ashtanga yoga, ya que este estilo se caracteriza por los saltos que se realizan durante la práctica y están totalmente contraindicados durante el embarazo.

Por lo demás es tanto o más recomendable la práctica de yoga durante todo el embarazo porque favorece no solo la salud de la madre y del desarrollo del feto, sino que además ayudará a una recuperación post parto mejor y más rápida.

Así que solo me queda recomendárselo a todas aquellas que pudieran tener dudas sobre la práctica de yoga o si desean comenzar con esta práctica justo durante el embarazo.