Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,


Hoy he añadido una frase que realmente me parece interesante, porque a pesar de  que todos interiormente lo sabemos a veces se nos olvida y me gustaría comentar algo sobre ella.

No se puede enseñar nada a un hombre, sólo se le puede ayudar a descubrirlo en su interior.
Galileo Galilei 1564-1642 físico y astrónomo italiano.

 Esto es lo que a veces intento transmitir en mis clases a los alumnos, sobre todo a aquellos que llevan mucho tiempo y que yo veo que su progresión no es la que debería de acuerdo a sus posibilidades.

De nada vale que el profesor les diga como se realiza una asana, tampoco vale que les corrija una y cien veces, una y otra vez continúan haciéndola mal, y a que se debe ésto.

En la mayoría de los casos es porque no han descubierto la asana en su cuerpo y en las sensaciones, porque una cosa es el conocimiento intelectual y otra diferente es el conocimiento de las sensaciones.

Una palabra que no es de uso frecuente es la propiocepción y que para mí es fundamental desarrollarla con el entrenamiento de la mente.

La propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos.

Propiocepción del cuerpo

Propiocepción del cuerpo

 

 Y por qué considero que debemos desarrollar esta habilidad en la práctica de yoga de manera consciente, porque de lo contrario, podemos practicar asanas viendo como las realizan otros compañeros, o viendo como la explica el profesor, pero no seremos conocedores de como está nuestro cuerpo posicionado en la quietud o en el movimiento, y por lo tanto, seguiremos realizando cada asana y cada movimiento sin consciencia del cuerpo y repitiendo los mismos errores una y otra vez.

Da igual los años de práctica que llevemos, tenemos que profundizar en nuestra propiocepción para poder evolucionar tanto a nivel de las asanas como a nivel mental.

No podemos corregir aquello de lo que no somos conscientes que hacemos.

De ahí que esta frase de Galileo me parezca tan inspiradora. Sólo puedo ayudar a mis alumnos a que descubran su cuerpo y su mente, pero solo ellos pueden descubrirlo con el trabajo mental y la atención consciente.