Etiquetas

, , , , , , , , , ,


Como ya comenté con anterioridad, acudí al VII Congreso sobre ansiedad y estrés que se celebró en Benidorm organizado por la S.E.A.S.(del 18 al 20 de Septiembre 2008)

Fue la primera vez que acudí a este congreso y sobre todo lo hacía con la intención de aprender, y saber en que estado actual están las investigaciones sobre estos aspectos de la salud.

Asistí a cantidad de sesiones temática donde Doctores y Licenciados de diferentes universidades españolas y extranjeras exponían los resultados de sus investigaciones en los diferentes aspectos que el estrés y la ansiedad afectan a los seres humanos, adultos y niños, en el trabajo, en la enfermedad, en los estudios etc.

Tengo cantidad de notas que pasar aún que iré haciendo a medida de que el tiempo libre me lo permita.

Pero lo que sí quiero contaros es que quedé muy satisfecha de haber participado, fueron 3 días intensos de trabajo, desde las 9 o 10 de la mañana hasta las 7 ú 8 de la tarde, pero realmente provechosos.

Una de las primeras conclusiones que os puedo contar es que cada vez hay más investigaciones realizadas donde se aplican técnicas combinadas de respiración, y técnicas de relajación además de técnicas de psicología para mejorar la salud de las personas que sufren estrés o ansiedad sea cual sea el origen de la misma.

Aquello que de lo que yo estaba convencida: que es beneficioso para la salud por conocimiento intuitivo y por la experiencia práctica, encontré en este congreso que además está probado con estudios científicos al respecto.

Que cada vez más en los hospitales y clínicas de rehabilitación se verifican los beneficios que estas técnicas producen en las personas, con un tiempo de recuperación mucho menor que aquellas que no practican estas técnicas.

Y para que tengáis una idea de los distintos campos donde se han aplicado y verificado su efectividad os citaré algunas de las investigaciones presentadas con resultados francamente favorables y esperanzadores:

Sería aburrido detallarlo, pero os puedo asegurar que no ha quedado síntoma o trastorno derivado o asociado al estrés que no tuviera su tiempo de exposición y estudio.