Etiquetas

, , , ,


Hoy sábado, tuvimos una clase de Ashtanga en el Centro de Yoga Sananda, para el grupo de alumnos que está realizando el curso de profesores y que finaliza el fin de semana próximo después de 9 meses de arduo trabajo de estudio y práctica de la técnica y filosofía del yoga.

Hicimos hincapié en la corrección de las posturas, los ajustes necesarios o aconsejables en algunas de ellas, y nos ayudamos mutuamente en la práctica de algunas asanas en concreto.

Yo estaba ayudando a una alumna a hacer “Uttita Hasta Padangustásana”

Y le comentaba a mi compañera que en esta postura es fundamental darle energía al tronco, y no hacer todo el esfuerzo en la sujeción de la pierna. Si no le indicas a tu tronco que se alargue hacia arriba lo que sucede es que éste queda sin fuerza y por lo tanto se va hacia el lado de la pierna que sujetas y te desequilibras por completo.

Pero este aspecto es también fundamental en muchas otras asanas.

Cuando practicas, debes hacer un escaneo mental al cuerpo y ver que parte de él dejas a su libre albedrío y como afecta ésto al resto de tu cuerpo y a la estabilidad de la asana.

También debes intentar percibir si hay alguna zona que estés tensionando en exceso y equilibrar el trabajo de dicha zona para que no se produzca un sobre estiramiento de la misma.

Si la próxima práctica de asanas, lo intentas averiguarás cantidad de información sobre las sensaciones del cuerpo que de otra forma te pasará desapercibida, y no te enriquecerá, y tampoco te permitirá avanzar en la misma.

Espero que puedas probarlo y que un nuevo mundo de sensaciones puedas descubrir.