Etiquetas

, , , , , , ,


Siempre que doy clases de yoga, y los alumnos ya me conocen lo que les suelo decir casi al principio de la clase es que se olviden de los automatismos.

Porque es frecuente por ejemplo que si haces el saludo al sol (Surya Namaskar) sin variantes, ya lo hacen sin oír lo que el profesor les diga, y lo que es mas probable aún, sin escuchar lo que el cuerpo les diga, porque su mente probablemente esté aún con los pensamientos de lo que haya hecho el alumno antes de llegar a la clase o preparando y pensando lo que hará cuando salga.

Y esto no es bueno, por lo que para tratar de que tomen consciencia de sus automatismos mentales, suelo introducir variaciones dentro de esta práctica inicial.

El saludo al sol tiene 12 movimientos coordinados con los ciclos de inspiración, exhalación y retención y después de algún tiempo de práctica te lo aprendes de memoria; pero he aquí el problema.

Cuando te lo aprendes de memoria pasa a ser un automatismo y por lo tanto deja de tener validez en muchos aspectos y trataré de explicarme.

Cuando automatizamos nuestras acciones, nuestra mente tiene el campo libre para no estar presente, y se involucra en el pasado o en el futuro.

Y de lo que realmente se trata es de “Estar presente”, de estar centrado en lo que haces en cada instante, y como herramienta nos apoyamos en las asanas o posturas.

Pero si durante tu práctica no enseñas y ejercitas a tu mente a volver una y otra vez al momento presente, será mucho más difícil que consigas que esté presente en otros momentos de tu vida.

Cuando no consigues estar enfocado en el momento presente, te pierdes una de las mejores herramientas de que disponemos, y además estamos abriendo la puerta a unas sensaciones mentales que no son saludables.

Por ejemplo el estrés y la ansiedad se alimentan de estar con nuestra mente en el futuro o en el pasado sin ser capaces de vivir el momento, creando planes, escenas y problemas que aún no existen pero que a fuerza de alimentarlos terminarán existiendo y nos darán muchos quebraderos de cabeza.

Por eso es importante entrenar a nuestra mente a vivir en el instante presente, y mucho más cuando practicas yoga, o pranayama o cualquier otra actividad de tu vida diaria.

Si lo practicas con las pequeñas cosas aprenderás que es más fácil utilizar esta práctica en los momentos más complicados, que seguro llegarán, y necesitarás toda esa atención para superarlos con mayor facilidad.

“No dejes que los automatismos de tu mente te roben el instante presente”