Etiquetas

, , , , , ,


Al igual que en nuestra vida diaria, el tipo de personalidad tiene una influencia tremenda en la práctica del Yoga, como explicaba en este post, las personalidades de tipo A que suelen ser muy competitivas no solo lo son con el entorno sino también consigo mismos.Bambú

Esto se nota en la práctica de las asanas, porque llevan al practicante a luchar con la postura para lograr superarse y llegar más allá, forzando a su cuerpo a excesos que al contrario de lo que creen, no hacen sino predisponer a su cuerpo a no ceder, a contraerse como mecanismo de defensa ante el sobre esfuerzo.

Muchas veces en las clases se dice antes de una asana, que los que tengan problemas lumbares, cervicales etc. (según sea el caso), no la realicen, o que los que tengan menos práctica descansen o practiquen una variante.

Pues basta con que se diga ésto para que se produzca lo contrario, es decir todo el mundo adopta la postura final sin tener en consideración sus limitaciones o el estado de su práctica.

A veces el profesor se plantea ante esta respuesta de algunos alumnos, no realizar o enseñar determinadas asanas porque sabe que en lugar de beneficiarles les podría perjudicar; porque los alumnos no hacen caso de las recomendaciones.

Y es que lo que creo más importante de la práctica de yoga no es hasta donde llegues, sino como digo siempre en mis clases, “como lo haces”.

Si te permites no luchar con la asana, no buscar lo más, respetar no solo tus limitaciones, sino el momento presente de tu cuerpo en dicha asana, o ese día, el disfrute que se logra y el beneficio es incalculable.

Me gustaría que esta reflexión pueda ayudar a los practicantes, para mejorar sus sensaciones en la práctica y también sus beneficios en la vida diaria.

Y este cuento puede expresar quizás mejor la idea que quisiera transmitir. El tiempo que tarda el bambú en dar sus frutos, así es la práctica de yoga.