Etiquetas

, , ,


imágenes del comportamiento en el cerebro humano

A lo largo de mi vida, y en mis distintas experiencias laborales me he encontrado con bastante gente mezquina y pobre de espíritu.

Estas personas generalmente tiene miedo a que otros puedan superarlos en conocimientos o capacidades, por lo que la táctica que suelen utilizar es privar deliberadamente a sus subordinados o compañeros de información y conocimientos que según ellos podrían poner en peligro su puesto, pero sobre todo a aquellas personas que ellos juzgaban con capacidad intelectual suficiente como para aprender con rapidez lo que se les enseña.

Por desgracia sigo topándome con este tipo de individuos, y he llegado a una conclusión que deseo compartir con todo aquel que le interese el tema.

Estas personas por lo que a mi experiencia se refiere, son personas con unos conocimientos muy concretos sobre algún tema en particular, pero que cuando los quitan de éste ámbito de conocimiento son bastante pobres.

Es decir solo tienen ese conocimiento como eje fundamental de su existencia y su profesión, pero como personas son tremendamente inseguras, e intelectualmente tremendamente cortas, porque como me dijo alguno de éstos individuos en una ocasión:

“SI TE DIGO LO QUE SÉ, SABES TANTO COMO YO”.

Y los califico de intelectualmente cortos, porque el que desea saber algo en particular, se lo enseñe el que lo sabe o se lo niegue, va a buscar y encontrar ese conocimiento por medio de otras fuentes.

El que tiene deseos de aprender no se detiene por individuos que les ponen obstáculos y les niegan la información, tardarán más o menos en conseguirlo pero al final aprenden aquello que es de su interés.

Así que piensa que el conocimiento que tienes, no es el que te da valor como persona, pero sí lo que haces con esos conocimientos.

El conocimiento nos enriquece, y a través de la historia de la humanidad la evolución se ha producido por la trasmisión de conocimientos, y no por esconder lo que uno aprende para sí,.

Este tipo de comportamientos solo denota la pobreza de espíritu del individuo.