Etiquetas

, , , , ,


La primera meditación es una experiencia en si misma, es decir, puede ser para muchas personas la primera vez que se encuentran de manera consciente a solas con su mente.

Esto puede dar lugar a distintas experiencias, y me parece que es interesante comentarlas.

El otro día en un curso de técnicas de control de estrés que estoy impartiendo, les comenté a mis alumnas algunas de las diferentes técnicas de meditación, y como es lógico realizamos una práctica.

La técnica que les propuse fue la de la meditación Anapanasati, que consiste en tener como punto de apoyo durante la práctica de meditación la observación de manera consciente del movimiento natural de la respiración. Esta ocasión era la primera vez en cuanto a práctica de meditación que tenían, y como dije antes la experiencia puede ser muy diferente en cada uno de los practicantes.En la mayoría de ellas fue una práctica agradable, por supuesto que la meditación no duró más allá de los 5 minutos,y como digo en la mayoría fue una experiencia nueva pero agradable, pero en cambio para una de mis alumnas la experiencia resultó sorprendente, al menos para ella.

Al finalizar la meditación les pregunté a cada una que tal?, y esta me respondió que fatal, que estaba nerviosísima y que además no era capaz de permanecer sentada, se encontraba mal, le costaba estar sentada y tuvo que levantarse e ir al servicio y lavarse la cara (al poco tiempo volvió a la clase, ya estaba mejor), y le comenté que eso era natural, que muchas veces pasaba ya que era la primera vez que se encontraba a solas con su mente, y que la quietud en muchas ocasiones provocaba el efecto contrario, es decir, cuando decidimos de manera consciente permanecer quietos nuestra mente nos juega malas pasadas y se siente absolutamente inquieta y busca el movimiento.

Así que le dije: No te preocupes, cada persona tiene una manera distinta de vivir su primera meditación y esto no es malo, solo nuevo y diferente y como algo nuevo debes tomarlo.

La meditación es una práctica que como toda práctica necesita tiempo y constancia, es decir, no puedes la primera vez pensar que te va a ser tranquila o que vas a conseguir algún resultado, justamente la practica meditacional es no esperar nada, solo permanecer como observadores de que lo que sucede en nuestra mente, observar el vaivén de nuestros pensamientos, que a menudo es aún más intenso que cuando no meditas.

Así que cuando relices tu primera meditación se consciente de que las sensaciones al finalizar pueden ser agradables o no, pero sean las que sean las sensaciones, no las juzgues, intenta aceptarlas y sobre todo ¡No dejes de meditar!