Etiquetas

, , ,


paschimotanasanaDependiendo de tus condiciones físicas habrá ocasiones en las que debas hacer algunas variantes a paschimotanasana.

Por ejemplo, si tienes acortada la musculatura de la parte posterior de tus piernas, o si padeces molestias en la zona lumbar, es conveniente que flexiones ligeramente tus piernas, pero manteniendo los dedos de los pies hacia tu cara.

A continuación deberás seguir con tu columna extendida y alargada, haciendo una buena anteversión de la pelvis y de este modo serás capaz de alargar tu abdomen en lugar de hundirlo, para que poco a poco y con la práctica continuada, toda tu musculatura se vaya alargando y flexibilizando.

En cualquier caso debes recordar siempre, que al mantener la postura debes hacerlo de una manera cómoda, sin tensión y sin forzar, ya que de este modo evitarás lesiones.