Etiquetas

, , , ,


Cuando empecé a practicar yoga, una de las primeras cosas que aprendí fue el Saludo al sol o Surya namaskar que es una secuencia de 12 movimientos que se realizan de manera conjunta.

Recuerdo que al principio saberme el orden de los movimientos me parecía una misión poco menos que imposible. Mientras el profesor la dirigía todo era posible pero cuando intentaba practicarla en casa, es como si hubiese desaparecido todo lo aprendido.

En realidad lo que hacemos con la practica del saludo al sol es preparar todo nuestro cuerpo para las siguientes asanas, ya que con él se moviliza la columna en todos los planos del movimiento.

Cada movimiento contrarresta al anterior y al siguiente, estirando el cuerpo en diferentes sentidos, y expandiendo y contrayendo el pecho para regular la respiración.

La respiración es una parte importante del saludo al sol, ya que cada movimiento debe realizarse coordinado con la inspiración o la exhalación.

Así que al principio me suponía una doble dificultad, recordar la secuencia y recordar que además debía respirar durante el movimiento.

Sabes cuando doy clase a los principiantes y les enseño el saludo al sol, a menudo les digo “respirar”, porque cuando nos movemos es como si se nos olvidara que además debemos respirar, y es frecuente que realicen el movimiento reteniendo la respiración, así que cuando los veo muy agobiados para liberar la tensión suelo decirles “Creo que ya estáis casi tan azules como los pitufos, así que respirar” y casi todos sonríen y aflojan la tensión y lo más importante, respiran.

Lo que al principio parece un mundo de movimiento, con el paso del tiempo se convierte en un ejercicio tremendamente placentero, ya que la práctica del surya namaskar supone empezar a extender todo el cuerpo, y esa extensión cuando la practicas después de un día ajetreado donde todo tu cuerpo se va encogiendo y contrayendo es un verdadero placer, y como les digo a mis alumnos, os prometo que llegaréis a disfrutar del saludo al sol, y que estaréis esperando este momento para liberar toda la musculatura y además centrar la mente y permitirle que se vaya alejando de todo lo

demás para traerla sólo al momento presente.